lunes, 19 de mayo de 2014

CREATIVIDAD LITERARIA: Trimestre 3

Aquí os dejamos las últimas actividades del Programa de Creatividad literaria de este curso. En este caso, dejamos algunas muestras de unas recetas muy originales realizadas por los alumnos de 1 de ESO. ¡Que aproveche!

Besitos de amor

Ingredientes:
400g de amor.
175g de besitos.
4 cucharadas de sensualidad.
1 cucharadita de trocitos de corazón.
Esencia de cariño.
2 cucharadas de sinceridad.


Preparación:
1.-Lavar los 400g de amor y distribuirlos en platos individuales.
2.-En un bol pequeño batir los 175g de besitos con cuchara de ternura, añadir luego las 4 cucharadas de sensualidad, la cucharada de trocitos de corazón y dos gotas de cariño, mezclándolo todo muy bien.
3.-Echar una cucharada de simpatía sobre cada ración de amor y adornar con sinceridad.

Consejo:
Acariñar antes de comerlo.

 Bizcocho para olvidar las penas

Ingredientes:

400 g. de buenos recuerdos.
320 g. de palabras dulces.
250 g. de sonrisas.
250 g. de buenos amigos.
4 momentos de risas inolvidables.
Mucha alegría.
½ cucharadita de mala memoria para las penas.

Preparación:

1.
Se baten los momentos de risas inolvidables con mucha alegría y 320 g. de palabras dulces. A continuación se añaden los 250 g. de sonrisas y los buenos amigos y se sigue batiendo hasta conseguir una masa homogénea.
2.
En un bol se mezclan los buenos recuerdos con la media cucharadita de mala memoria para las penas y se añade poco a poco a la mezcla anterior. Después se añaden poco a poco las palabras dulces.
3.
Se puede hornear solo o acompañado de personas especiales. Se hornea a 160º o 170º durante 30 o 40 minutos o hasta que te sientas muy llena de alegría y felicidad.

Consejo:

Si quieres que se hornee bien debes estar acompañado de personas muy especiales para ti y así no encontrarás en el bizcocho ningún resto de penas o tristezas.



Mousse para la paciencia

Ingredientes:

350 g. de serenidad.
75 g. de calma.
½ litro de tolerancia.
2 dl de conformidad.
1 sobre y medio de aguante.
6 piezas de resignación.
2 trozos de tranquilidad.

Preparación:

1.
Poner en un cazo 350 g. de serenidad y añadir 75 g. de calma manteniéndolo caliente hasta que se mezcle bien.
2.
Fuera del fuego se echa ½ litro de tolerancia, dos trocitos de tranquilidad y se pasa por la batidora.
3.
En un cuenco se mezclan las 6 piezas de resignación y se agrega la serenidad. A continuación lo mezclamos todo muy bien.
4.
Disolver un sobre y medio de aguante con agua caliente y dejar enfriar.



Atención: Tomar en caso exclusivo de tener que aguantar a un vecino irritable o en situación de estrés.


                                Receta para ser un buen alumno

Ingredientes:

Uno o más alumnos.
Un profesor o profesora.
Unos buenos padres.
Un aula o algún sitio de trabajo y material adecuado.
400 g. de interés (2 paquetes de 200 g en polvo)
½ litro de simpatía.
2 litros de respeto.

Preparación:

Media hora antes de empezar la clase, se tiene que poner en remojo a los alumnos en un litro de respeto. Cuando hayan pasado unos quince minutos, se agrega ½ litro de simpatía y cinco minutos después, unos 300 gramos de polvo de interés. Cuando haya pasado media hora, los escurrimos y los secamos para que no se resfríen. Una vez secos y escurridos ya estarán totalmente a punto para dar la clase. Los introducimos en el aula con el material adecuado.
Si durante la clase algún alumno se porta mal, el prefesor se tiene que tomar una cápsula de 50 gramos de paciencia y dar al alumno un litro de respeto que el alumno se porte bien de nuevo, se llamará a los padres y se les explicará el problema. Para conseguir el resultado que esperamos en el alumno, los padres deberán escuchar bien alprofesor y hablar con su hijo para hacerle entender que la escuela es un lugar para aprender, donde conviven respeto e interés.


Tortitas para perder la timidez

Ingredientes:

½ litro de atrevimiento.
1 huevo de los de perder la vergüenza.
150 g. de voluntad
50 g. de buena autoestima.
Un poco de rebeldía.
Sirope de no tener dudas.
Nata de no tener miedo.
Un poco de ilusión, amistad,...
Aroma de picardía.

Preparación:

Batir el huevo de perder la vergüenza y agregarle el ½ litro de atrevimiento. Una vez que están mezclados, se le añaden los 150 g. de voluntad y cuando esté todo bien batido se le añaden 50 g. de autoestima.

Una vez hecha la mezcla se pone la sartén al fuego y se le añade una cucharadita de rebeldía para que se funda y se va echando la mezcla para hacer las tortitas.

Cuando tengamos hechas las tortitas, les podemos añadir sirope de no tener dudas y nata de no tener miedo y, si te apetece, puedes añadirle ilusión, amistad ...

Recomendación:

Si te parece le puedes añadir a la masa aroma de picardía.





martes, 29 de abril de 2014

3 ESO: Lectura del tercer trimestre

Aquí os dejo el enlace a la lectura del tercer trimestre en formato PDF. Finalmente, vamos a leer tres novelas ejemplares de Miguel de Cervantes:
http://www.juntadeandalucia.es/educacion/webportal/ishare-servlet/content/14425365-93c3-4829-9754-8853790a523b

viernes, 11 de abril de 2014

Creatividad literaria: ¿Qué pasaría si...?

En 4º de ESO también hemos trabajado la actividad denominada en el Programa "¿Qué pasaría si...?". Y estos son algunos de los textos creados por nuestros alumnos:

Un sueño maravilloso

Un día me levanté y cuando salí a la calle, me di cuenta de que no había basura y que apenas había gente por la calle, porque estaban todos en los trabajos y colegios...
Llegué al instituto y entré en clase, todos se llevaban bien, estaban sentados y sin hablar a voces, estaban atendiendo a los profesores, en definitiva, interesados en aprender. Cuando salimos al recreo, nadie se metía con nadie. Vi que había grupos de personas, como los guays, los pardillos... Todos hablaban correctamente, sin vulgarismos... Increíble. Cuando salí del instituto me di cuenta de que el mundo a mi alrededor era mucho más civilizado. No lo podía creer.
Llegué a mi casa, puse las noticias y escuché que el paro había desaparecido, todo el mundo que quería trabajar lo estaba haciendo y, además, ganando un sueldo digno, acorde al trabajo realizado.
Todos tenían una casa y comida, nada de pobreza.
La corrupción entre los políticos había desaparecido también. No había violencia de género, apenas había delincuencia y discriminación. En definitiva, un mundo casi perfecto.
Lo peor fue cuando me di cuenta de que todavía esta acostado en mi camita.

Un mundo mejor

Sevilla, 1 de marzo de 2014
La prensa informa:
"Un niño de siete años de edad desaparece sin dejar rastro. Su familia confirma que la última vez que se le vio se dirigía a comprar gominolas..."
Y bien, ese niño del que todo el mundo habla, soy yo, Juan Camacho, hijo del famoso empresario petrolero Antonio Camacho. Iba de camino al quiosco de la esquina cuando de repente dos grandes pájaros se acercaron a mí y cogiéndome de la camisa me llevaron volando al lugar en que ahora me hallo. No sé dónde estoy, solo observo árboles y más árboles. Mi cabeza es un mar de dudas, esta situación me desconcierta, todo parece un sueño.
Sin haber un alma conmigo, tengo la extraña sensación de sentirme observado. Pero ¡bah!, tonterías, eso es imposible, solo estoy acompañado por plantas y animales. Pasa el tiempo y cada vez tengo más claro que este bosque no tiene salida. Por más que busco, mis esfuerzos no tienen fruto. Pero de repeten, una sinfonía llega a mis oídos. Viéndolo como la única forma de escapar de este lugar, creo que lo mejor es buscar la procedencia de ese armonioso sonido. Y para mi sorpresa, no es un humano el que emite esa melodía, sino un árbol, sí, una planta hablando. A mí también me parece extraño. Y él susurra:
Cuando los humanos no existían,
mis hojas veían un mundo de color,
un cielo azul, una verde flor.
Una especie todo lo ha cambiado
un paisaje gris ha surgido
olvidando así nuestro viejo mundo colorido.
Esta información me hace reflexionar. Tras unos minutos analizando el mensaje, veo que eso no me va a ayudar a salir de aquí y decido seguir buscando una salida. Pero una nueva melodía me sorprende, esta vez proviene de un árbol vecino que canta:
Quiero un mundo feliz,
donde cantar y reír,
sin preocuparme de la contaminación
que hace del mundo un lugar peor.
Al escuchar esta canción muchas ideas me vienen a la cabeza. El planeta debe cambiar y mi padre puede contribuir a este cambio, debo convencerle de utilizar nuevos métodos que no perjudiquen a estos pobre seres vivos que han vivido miles de años proporcionándonos el oxígeno que necesitamos para vivir y nosotros sin planteárnoslo les estamos arrebatando la misma vida que ellos nos dan.
En un abrir y cerrar de ojos aparezco en mi cuarto, tumbado en mi cama, con una gran noticia que comunicar. Yo, Juan Camacho, he sido el elegido para cambiar el mundo.

La guerra por la subsistencia

En el año 2050 el mundo no iba nada bien, las personas no se respetaban, cada uno iba a lo suyo. Cada vez había más gente en paro, había hambre y llegó un momento en que estalló una guerra, pero no una guerra como las que habían existido hasta ahora, sino que la gente se peleaba por comer, no era como en otras guerras que el principal objetivo era conseguir nuevos territorios y más poder; en esta guerra el objetivo era subsistir. Viendo hasta los límites que estaba llegando esto, se reunieron todos los jefes de estado del mundo, y decidieron que repartirían un trozo de tierra para cada familia, y les proporcionarían los medios para que pudieran plantar y recolectar alimentos. Poco a poco se fueron creando riquezas, y cuando se crean riquezas y la gente tiene sus necesidades cubiertas se piensa de otra manera. Poco a poco se empezó a engendrar la paz y los humanos se dieron cuenta de que se necesitaban unos a otros para seguir viviendo... y llegó la paz. Y ahora habrá que conservarla.

Chuchilandia

Un día como otro cualquiera, en un pequeño mundo llamado Chuchilandia, Pepe, el más sabio y con mayor edad de todo el planeta, sentía que algo malo iba a pasar a los habitantes, los chimichurris.
Chuchilandia era un planeta muy alegre en el que todo era de chocolate y de chuche. Las nubes eran de algodón de azúcar, los ríos de chocolate blanco y las montañas de chocolate negro, la hierba estaba hecha de palitos comestibles de colores y cuando nevaba, la nieve bajaba en forma de bolitas de gominola. Esto hacía que todo fuera muy dulce, al igual que la gente. Todos se respetaban unos a otros y cuidaban mucho su mundo.
Es por esto que el aviso de Pepe a los chimichurris sobre su presentimiento los alertó mucho y se sintieron muy asustados.
Días después sintieron en Chuchilandia unos temblores muy fuertes, la gente se refugió en su casa porque tenía pánico de lo que pudiese ocurrir.
Más tarde se dieron cuenta de que los temblores los ocasionaba un gusano gigante y feo que, para sorpresa de los chimichurris...¡se estaba comiendo su planeta! La gente no sabía qué hacer pero, o actuaban pronto o su dulce mundo desaparecería para siempre.
Como nunca había pasado nada malo en Chuchilandia, los chimichurris no sabían defenderse. Estaban todos reunidos en casa de Pepe asustados. De repente, la hija de una ganadera, la valiente y pequeña Martina, les dijo a todos que había que saber enfrentarse a los problemas, que no se podían quedar de brazos cruzados, ya que ellos eran muchos y el gusano solo uno.
La gente hizo caso a Martina y vencieron al gusano. Los chimichurris vivieron felices siempre y nunca tuvieron que luchar con ninguna otra cosa, aunque ya no les daría miedo porque habían aprendido el significado de la valentía y a superar los problemas pues sabían que si estaban unidos ya nunca volverían a sentir miedo.

Creatividad literaria: Caligramas II

Aquí dejamos una muestra más de los caligramas creados por nuestros alumnos de 2º de ESO. En este caso, los que mostramos son creaciones totalmente originales: